Escudo4

HomeHistoria

RESEÑA HISTÓRICA

El Colegio lleva el nombre RYAN en mérito y honor a la trayectoria del Señor José Patricio Ryan (1858 - 1942), cuya vida fue dedicada a la Educación, al bienestar infantil y al estudio constante del ser humano. Fue un visionario que buscó incansablemente darles a los niños las herramientas necesarias para desenvolverse y desarrollarse inteligentemente en una sociedad con grandes posibilidades de progreso y un futuro promisorio.
La personalidad del Señor José Ryan, antepasado de la Señora María Élida Ryan, actual Directora General del Colegio, justifica por sí misma la decisión de prestigiar al establecimiento con un nombre propio asociado a la honestidad, a la perseverancia y a la Educación.

Desde su llegada a nuestro país, como integrante de una de las primeras colonias irlandesas, en la época de los Jesuitas, se radicó en Arrecifes y bregó como visionario por poner en marcha el sueño de poner en funcionamiento establecimientos educativos bilingües. Trabajó, en primera instancia, con pequeños grupos de alumnos, donde instrumentó la enseñanza de la lengua inglesa paralelamente a la del español; porque según él mismo fundamentaba, era necesario conocer y manejar el inglés como medio de proyección universal.
El puntapié inicial para ver concretada su idea fue  donar generosamente sus tierras al Ferrocarril, para favorecer así el acceso a distintos lugares del país, pueblos que hasta ese entonces, estaban aislados e incomunicados entre sí.
Como verdadero benefactor de la Educación, realizó aportes económicos a distintos establecimientos educativos de la zona. Siendo extranjero, fue generoso y amplio de espíritu para con la tierra que lo recibió; no sólo en aportes materiales, sino en la transmisión de sus conocimientos del inglés, por estar convencido de que el aprendizaje del inglés les daría a los habitantes de la Argentina, mayores y mejores posibilidades de inserción laboral. Así fue, José Ryan, verdadero ejemplo e interculturalidad  e inclusión.

EL COLEGIO

En 1988, su idea y su sueño, encuentran concreción, gracias a la iniciativa de su bisnieta, quien teniendo como ejemplo e inspiración a su antepasado, puso en marcha un establecimiento educativo bilingüe, en la localidad bonaerense de Ituzaingó, con miras a que sea modelo para el resto de la Provincia y del País.
Después de algunos años de funcionamiento, el Colegio se trasladó a su actual y definitivo domicilio en Parque Leloir, un predio amplio, rodeado de plantas y árboles, donde la naturaleza toma protagonismo y complementa el proceso de aprendizaje integral de los alumnos.
Enseñar dos lenguas y dos culturas (la materna y la extranjera) persigue como objetivo formar ciudadanos más comprensivos, más amplios y más tolerantes; respetuosos de las diferencias culturales y enemigos de cualquier forma de discriminación.

 

El colegio

Free business joomla templates